Corredor Sudoeste Ibérico

¿QUÉ ES?

El Corredor Sudoeste Ibérico es un concepto que pretende definir una realidad que hoy no existe, pero que pretendemos que exista en un futuro próximo. No hablamos ni de un tren ni de un espacio concreto, sino de un sistema dinámico generado en un territorio como consecuencia de los flujos que producen las infraestructuras.

El territorio tradicionalmente se ha definido como un espacio delimitado por unas fronteras, que dentro del mismo hay unas estructuras de poder, una población con un sentimiento de pertenencia y una capacidad de decisión sobre su territorio.

 

El concepto de “corredor” no se define por el espacio y las infraestructuras en sí mismo, sino por los flujos que discurren por unos ejes, es decir por su integración en un sistema superior con una dinámica propia e independiente que se escapa de las decisiones políticas.

El territorio tiende a enfocarse como un sistema cerrado con recursos a optimizar, el Corredor tiende a emerger como un sistema abierto de posibilidades a desarrollar.

El Corredor Sudoeste Ibérico será un nuevo eje de desarrollo internacional en las proximidades de las infraestructuras de conexión entre Madrid y Lisboa que se extenderá capilarmente por todo el territorio de proximidad conectado a él. No mejora el espacio, sino que lo transforma.

horizonte 21/30

Mapa Corredor Sudoeste Iberico

«En el siglo XXI las condiciones del desarrollo y la prosperidad no se heredan, se crean» Michael Porter

ANTECEDENTES

Del Sudoeste Ibérico

En el Sudoeste de Europa destaca una zona verde en los mapas geográficos que coincide con los valles del Tajo y del Guadiana en su discurrir hacia el Atlántico. Durante miles de años fue la mejor vía de conexión terrestre de Centro Europa y el Mediterráneo con el litoral Atlántico. Desde antes de los romanos este espacio consistía la Lusitania. Los romanos lo posicionaron como lugar de conexiones entre el Norte y el Sur, entre el Este y el Oeste. Unidad, misión y posición que mantuvo hasta el siglo XIII en el que con la Reconquista se creó la frontera más antigua de Europa, que ha permanecido inalterada e impermeable durante más tiempo, destinando el territorio a una misión defensiva, y en donde se han librado multitud de conflictos europeos. En el siglo XIII se fracturó el territorio ibérico creando la Raya hispano-lusa que continua existiendo como espacio de separación entre las dos naciones peninsulares y aliadas europeas.

No ha existido una infraestructura de transportes y comunicaciones entre los dos países, pues la secular desconfianza mutua ha evitado las facilidades de conexiones y ambos países se han dado las espaldas mirando uno al Atlántico y el otro al Mediterráneo, y creando una frontera de incomunicación, pobreza y despoblación. Durante siglos ha estado expulsando población y generando una economía de subsistencia y de carácter extractivo y colonial.

Planes de Infraestructuras

La incorporación de España y Portugal a la Unión Europea abrió expectativas a Extremadura al pasar de una situación periférica y fronteriza a central y de conexión entre los dos estados y sus capitales. No obstante tras más de 30 años desde la incorporación en la UE y desde habernos dotado de autogobierno seguimos estando en las peores posiciones en los índices de desempleo, de renta y PIB per cápita y expulsando población. En estos años han llegado millonarios recursos con los que se han construido una amplia red de carreteras interiores y dos grandes autovías que vertebran la región de Norte a Sur y de Este a Oeste, pero no hemos conseguido salir de estas posiciones de infradesarrollo y de incomunicación.

A pesar de haber estado previstos nuestros ferrocarriles y carreteras en los Planes Nacionales y Europeos de Infraestructuras en los últimos 25 años, han ido pasando los años y no se ejecutaban las planificaciones. Desde el año 2006 al 2017 se incluyeron en los presupuestos del Estado 2.300 millones de euros para la LAV de Extremadura de los que solo se ejecutaron 1.334. De nada sirven más reflexiones, planes y presupuestos si somos incapaces de hacerlos realidad.

¿Qué nos ha pasado?. ¿Se imaginan ustedes que un barrio de Madrid en el que viviesen un millón de personas estuviese apartado de la red general de metro de la ciudad y solo dispusiese de cuatro viajes al día con unos trenes e infraestructuras obsoletas y sin apenas mantenimiento? ¿Qué imaginan que pasaría si eso fuese así? ¿Qué imaginan que harían los medios de comunicación? Se ve que hay que tener mucha imaginación para aceptar esta realidad, pues eso sigue pasando en la actualidad y para la opinión pública nacional no existe.

ESTADO DE LAS OBRAS

MUCHAS RAZONES

1. Une países

Es un corredor que promueve y potencia la relación entre España y Portugal.

4. Genera oportunidades

El Corredor Sudoeste se convierte en un nuevo eje de desarrollo ibérico y europeo.
• Corredor Logístico e Industrial
• Corredor Turístico y Gastronómico
• Corredor Agroalimentario
• Corredor Energético
• Corredor Medioambiental
• Corredor del Conocimiento e Innovación

7. Respeta el medioambiente

La infraestructura ferroviaria electrificada y de alta velocidad se está convirtiendo en la estándar del siglo XXI y una necesidad
medioambiental.

10. Justo

Existe una deuda histórica de inversiones públicas de infraestructuras en el Sudoeste Ibérico.

2. Une ciudades

Conecta dos grandes capitales europeas: Lisboa y Madrid. Es un mandato de la UE. Las distancias y las poblaciones de los extremos justifican la infraestructura. Conecta directamente a más de 10 millones de habitantes y 20 millones de turistas.

5. Es socialmente eficiente

El despoblamiento, la pobreza y el aislamiento tiene un alto coste social y económico para los dos Estados y para la Unión Europea.

8. Rentable

Las inversiones y costes del Corredor Sudoeste son los más bajos y de mayor retorno de toda la red ibérica de alta velocidad y gran capacidad.

11. Optimiza recursos

Retornos sociales y económicos muy justificables de la inversión por la existencia de gran cantidad de recursos y capacidades en la actualidad con bajo aprovechamiento y que pueden optimizarse.

3. Vertebra el territorio

El Sudoeste Ibérico y su población no pueden quedar aislado del resto de la Península y de Europa, como una isla interior.

6. Potencia toda la red

El Corredor Sudoeste potencia al resto de corredores ibéricos, europeos y la red global en su conjunto. No resta, multiplica.

9. Viable presupuestariamente

Las inversiones del Corredor Sudoeste no suponen un incremento del déficit público por los retornos superiores a las inversiones
directas de los presupuestos y en modo alguno pueden considerarse una de las causas ni de las soluciones de los desajustes presupuestarios de ambos países.

12. Digno.

El estado actual de las conexiones ferroviarias son insostenibles e injustificables, siendo una situación indigna para ambos países.


 

Entidades impulsoras

 

Entidades colaboradoras

CONTACTO

Scroll Up